Ahorro

Siete consejos INDISPENSABLES para ahorrar

EN ESTADOS UNIDOS cada vez se ahorra menos. Según el Departamento de Comercio, la tasa de ahorro personal del país ha sido negativa en los últimos dos años. Es decir los ahorros– en vez de aumentar — se han reducido. A continuación, presentamos unas ideas sencillas de poner en práctica

que te permitirán engordar tu bolsillo.

Primero los ahorros, después los gastos:

Es habitual dejar para el ahorro el excedente, si es que queda algo, después de calcular todos los gastos mensuales y pagar todas las cuentas.

Plantéalo al revés. Prepara una estimación realista de cuánto puedes ahorrar cada mes en función de tus ingresos y gastos habituales y aparta esa cantidad en cuanto recibas tus pagos. Con esta práctica, el ahorro toma preferencia y podrás evitar gastos superfluos. Un excelente método para ahorrar sistemáticamente es de maximizar tu aportación automática al plan 401(k), si es que tu empleador te lo ofrece.

Compra el auto que necesitas, si es posible, de segunda mano:

No te dejes llevar por los anuncios de autos lujosos y grandes. Si te es suficiente un vehículo pequeño, no compres uno de esos glotones SUVs. Y cómpralo usado. Los vehículos se deprecian alrededor de un 30 por ciento en los primeros dos o tres años. Esa es la cantidad que te puedes ahorrar. Si te preocupan los posibles problemas mecánicos con un vehículo de segunda mano, compra un auto usado de un concesionario que ofrezca una

buena garantía.

Seguros:

Si tienes varias pólizas, como por ejemplo varios vehículos, seguro de hogar, o seguro de vida, intenta tenerlos todos con la misma compañía. Normalmente ofrecen descuentos de hasta el 20 por ciento por pólizas múltiples. Cada año, cuando se cumple la póliza, echa un vistazo a otras compañías buscando mejores precios. No te li- mites simplemente a renovar. Paga la cuota de una sola vez en lugar de a plazos. Las aseguradoras

suelen cobrar hasta un 20 por ciento de recargo por ese servicio.

Compra productos sin marca:

En la mayoría de los supermercados o farmacias se encuentran productos “genéricos”, justo al lado de los de marca, con las mismas propiedades, pero mucho más baratos. En la cadena de supermercados Safeway, por ejemplo, una caja de Advil de 100 tabletas de ibuprofeno de 200 mg, cuesta $10.59. El product equivalente de marca genérica Safeway cuesta $6.99. Esto ocurre con todo tipo de productos, desde alimentación o productos de limpieza, hasta medicinas.